dimecres, 18 de març de 2015

Li donem veu a... Mary Shelley



Mary Wollstonecraft Godwin (1797-1851), o Mary Shelley després de casar-se amb el poeta Percy Busshe Shelley, va ser una escriptora britànica que es va fer famosa gràcies a l'obra Frankenstein o el Modern Prometeu, publicat el 1818. Des d'aleshores s'han fet mil i una adaptacions i versions, literàries, per al cinema, el teatre i la televisió. 


La història té el seu origen en una visita a casa del poeta Lord Byron qui, una nit de turmenta, els proposà als Shelley pensar una història de terror. Mary va crear aleshores al monstre Frankenstein, resultat dels experiments d'un científic, malhauradamente una criatura prou intel·ligent per a adonar-se de les seues terribles circumstàncies. 


 

RELATO DEL DOCTOR FRANKENSTEIN

Nací en Ginebra, y pertenezco a una distinguida familia. Mis antepasados fueron consejeros y grandes autoridades políticas de la sociedad ginebrina durante muchas generaciones. De hecho, mi padre, desempeñó horadamente numerosos cargos públicos, haciéndose siempre acreedor de una notable reputación. Gue una persona respetada y considerada por todos cuantos le conocían. No en vano había dedicado por entero lo mejor de su vida, incluso parte de su juventud, al servicio de su país. Y lo había hecho con escrupuloso rigos, tanto que no fue hasta la madurez de su vida cuando contrajo matrimonio.

Algunas circunstancias que rodeadon su matrimonio resultan muy ilustrativas referente a su personalidad, y por ello no quiero pasar por alto. 

Uno de sus mejores amigos era Beaufort, un comerciante que, de haber gozado del privilegio de una excelente posición social y un orden económico saneado, pasó a un estado de ruina indefinida y absoluta miseria, cuestión que se explica por la multitud de reveses que se llevó en la vida. La personalidad de Beaufort era algo soberbia, y era una persona orgullosa e intransigente. Con esas características, no es ilógico pensar que, cuando se arruinó definitivamente, no pudo soportar seguir viviendo en un status inferior al que había conocido, lleno de las magnificiencias de una élite exquisita. Por esta razón, tras haber pagado con honor y honestidad su deducas, dedició retirarse de la ciudad de Lucerna en compañía de su hija, para vivir allí, evitando el contacto con sus amigos, y en la triste condición a la que se veía abocado.

Mi padre sentía por Beaufort una sincera y profunda estima, y por ello le resultó sumamente penosa la situación en que se encontraba su amigo. Por otro lado, Beaufort era tan orgulloso, que se negó en numersoas ocasiones a recibir la ayuda de mi padre, mediante créditos y donativos para que pudiera salir al paso de su desgracia económica (...)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...