dimecres, 28 de novembre de 2012

I hui, què hem contes?

UN REGALO PARA LAS VACACIONES

 
Mario tuvo como regalo, al final del curso escolar, una pluma para hacer los deberes de las vacaciones.
 
- Yo quería una bicicleta - se lamantaba Mario a su papá.
 
- Espera antes de lloriquear - le respondió su padre -. Aún no has visto de qué clase de pluma se trata.
 
Il. del blog La niña polilla
Unas semanas después, Mario se decidió, de mala gana, a empezar los deberes de las vacaciones. "Qué mala suerte - pensaba, mientras trataba de resolver un problema-, durante todo el año el maestro me ha puesto como deberes lecciones, problemas, operaciones y dibujos. Para las vacaciones podría haberme mandado otra clase de deberes. Por ejemplo, deberes para el lunes: trepar a un cerezo y darme un atracón; deberes para el martes: jugar un partido de fútbol hasta caer al suelo muerto de cansancio; deberes para el miércoles: dar un bonito paseo por los boques y dormir en una tienda. Pero no. Aquí me tienen, obligado a hacer divisiones y restas."
 
Justo en aquel momento, la pluma vibró y empezó a correr velozmente sobre los cuadritos de la primera página del cuaderno.
 
-¿Qué es lo que te pasa? - preguntó Mario.
 
Era maravilloso. La pluma corría sola, y en un segundo el problema estuvo resuelto y las respuestas escritas con una caligrafía estupenda. Sólo entonces la pluma se detuvo y se tumbó sobre la mesa, como si estuviese cansada y quisiera dormir.
 
- Es maravilloso - dijo Mario- ¡Una pluma que hace los deberes sola!
 
Al día siguiente, Mario tenía que desarrollar un tema. Se sentó a la mesa, empuñó lapluma, se rascó la cabeza para atraer a las ideas, y de nuevo la pluma partío en cuarta velocidad. En un momento llegó al final de la hoja. Mario sólo tenía que volver la hoja, y la pluma reemprendería su carrera. Se movía sola, sin que Mario tuviese que sostenerla entre los dedos, y escribía más deprisa que una máquina. Desde aquel día, cuando quería hcer los deberes, Mario abría el cuaderno, dejaba la pluma encima de la hoja y se quedaba mirando. La puma lo hacía todo por su cuenta, mejor que el primero de la clase. Mario se divertía un rato mirándola, y después oía a sus amigos que lo llamaban bajo la ventana.
 
- Ahora mismo voy - respondía. Y dirigiéndose afectuosamente a la pluma, le susurraba- : acaba tú los deberes mientras yo voy a darme un baño en el río.
 
La puma no se lo hacía repetir. Cuando acababa de hacer los deberes, ella sola saltaba dentro del estuche y se hechaba a dormir. Una suerte para Mario, tenéis que admitirlo.

Al final de las vacaciones, el cuaderno de los deberes estaba completo, limpio y ordenado como ningún cuaderno de Mario había estado nunca. El niño limpió muy bien su pluma, que se lo tenía más que merecido, y le dio las gracias por su estupenda ayuda.

Del llibre Gianni Rodari. Cuento del genio de la fantasía. Ed. La Galera
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...