dimecres, 1 d’abril de 2015

Li donem veu a... Soledad Puértolas



Soledad Puértolas Villanueva (Zaragoza, 1947-) és escriptora i periodista. Ha sigut membre de la Reial Acadèmia Espanyola de la Llengua (cadira g), de la Biblioteca Nacional i de l'Institut Cervantes. A més, ha treballat en televisió i és col·laboradora habitual de revistes i premsa. 

En la seua faceta d'escriptora l'èxit l'acompanya des de la seua primera novel·la, "El bandido doblemente armado" (1979), la qual va guanyar el Premi Sésamo. També va guanyar el Premi Planeta el 1989 amb la novel·la "Queda la noche"  i el Premi Anagrama d'Assaig per "La vida oculta" (1993), entre altres guardons literaris, que en són molts.


La novel·la "Si al atardecer llegara el mensajero" la va publicar el 1995 amb un argument prou original: els èssers humans coneixen tots la data de la seua mort. Com en un experiment, un ésser celestial baixarà per esborrar eixa data a una persona i veure què passa. Al mateix temps que aquest ésser interactua amb les persones que té al seu voltant, va desentranyant això que significa viure.

I així comença...

1

"He perdido el hilo que me unía al mundo, a quienes antes eran mis semejantes y me llamaban por mi nombre, me reconocían cuando yo me ponía ante sus ojos y me hablaban de cosas cuyo significado estaba claro para mí. ¿Dónde están ahora esas personas?, ¿cómo se ha ido alejando de mí ese tiempo de categorías sencilas y familiares?, ¿por qué me he perdido?

Lejos de mí prosiguen las conversaciones que antes entendía, en las que intervenía. Desde aquel puesto, mis palabras se recibían con gestos de complacencia y aceptación, incluso con elogios y alabanzas. Yo era como los otros, pertenecía a su mundo descifrable, era uno de sus signos, jugaba con ellos, inventaba, también, signos nuevos. Sin embargo vivía con la sospecha de caer. A veces todo a mi alrededor se me nublaba, y yo tenía que aguzar la vista en busca de los contornos que intuía al otro lado de las cosas borrosas. No es cierto que sólo me sucediera algunas veces, era todo el tiempo, pero yo conseguía sepultarlo mientras miraba a los otros y hablaba. ¿Por qué dejaron de protegerme?, ¿por qué me abandonaron?, ¿cómo consintieron que me fuera aprtando de ellos, que fuera deslizándome hacia este mundo subterráneo donde ya no tengo compañía? ¿Dónde están las mujeres que me amaron...? (...)"
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...