dimecres, 7 de maig de 2014

S'alça el teló... Los amantes de Teruel



La llegenda dels amants de Teruel inspira aquest drama teatral.
 
 
En ella se'ns narra com el cavaller pobre Diego Marcilla s'enamora de la noble Isabel de Segura. Els pares d'ella li concedeixen sis anys per fer fortuna i poder casar-se així amb Isabel. Però quan ja retorna, es empressonat pels moros a València i la sultata Zulima s'enamora d'ell. Rebutjada per Diego, marxa a Terol a venjar-se, mentres alli Don Rodrigo d'Azagra pretén la mà d'Isabel. Finalment Diego fuig de la cárcer i corre per interrompre la boda d'Isabel i Rodrigo, però en la ciutat es detingut pels homes de la sultana Zulima. Tanmateix, aconsegueix arribar a Isabel abans que es case però ella, que vol evitar que l'atrapen, li diu que ja no l'estima, que fugisca, i ell cau mort de la impressió.  Isabel, del disgust, mort darrerrament.




 
 
 
 
ACTO PRIMERO
 
Dormitorio morisco en el Alcázar de Valencia. A la derecha del espectador una cama, junto al proscenio; a la izquierda una ventana con celosías y cortinajes. Puerta. grande en el fondo y otras pequeñas a los lados.
 
 
ESCENA PRIMERA
 
(Zulima, Adel, Juan Diego Marsilla, adormecido en la cama; sobre ella un lienzo con letras de sangre)
 
ZULIMA: No vuelve en sí.
ADEL: Todavía tardará mucho en volver.
ZULIMA: Fuerte el narcótico ha sido.
ADEL: Poco ha se lo administré. Dígnate de oír, señora, la voz de un súbidot fiel, que orillas de un precipicio te ve colocar el pie.
ZULIMA: Si disuadirme pretendes, no te fatigues, Adel. Partir de Valencia quiero, y hoy, hoy mismo partiré.
ADEL: ¿Con ese cautivo?
ZULIMA: Tú me has de acompañar con él.
ADEL: ¿Así al esposo abandonas? ¡Un amir, señora, un rey!
ZULIMA: Ese rey, al ser mi esposo, me prometió no tener otra cosorte que yo. ¿Lo ha cumplido? Ya lo vés. A traerme una riva marchó de Valencia ayer. Libre a la nueva sulturana mi puesto le dejaré.
ADEL: Considera...
ZULIMA: Está resuelto. El renegado Zaén, el que aterra la comarca de Albarracín y Teruel, llamado por mí ha venido, y tiene ya en su poder casi todo lo que yo de mis padres heredé, que es demás para vivir con opulencia los tres. De la alcazaba saldremos a poco de acnocher.
ADEL: Y ese cautivo, señora, ¿te ama? ¿Sabes tú quién es?
ZULIMA: Es noble, es valiente, en una mazmorra iba a perecer de enfermedad y de pena, de frío, de hambre y de sed: yo le doy la libertad, riquezas, mi mano; ¿quién rehusa estos dones? ¡Oh! si ofendiera mi altivez con una repulsa, caro le costara su desdén conmigo. tiempo hace ya que este acero emponzoñé, furiosa con tra mi aleve consorte Zeit Abenzeit; quien es capaz de vengarse en el príncipe, también escarmentara al esclavo como fuera menester.
ADEL: ¿Qué habrá escrito en ese lienzo con su sangre? Yo no sé leer en su idioma, pero puedo llamar a cualquier cautivo...
ZULIMA: Él nos lo dirá, yo se lo preguntaré.
ADEL: ¿No fuera mejor hablarle yo primero, tú después?
ZULIMA: Le voy a ocultar mi nobre; ser Zoraide fingiré, hija de Merván.
ADEL: ¡Merván! ¿Sabes que ese hombre sin ley conspira contra el amir?
ZULIMA: A él le toca defender su trono, en vez de ocuparse, con la jurada fe, en devaneos que un día lugar a su ruina den. Más Ramiro no recobra los sentidos: buscaré un espírtu a propósito...
 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...