dijous, 28 de novembre de 2013

S'alça el teló... El lindo Don Diego

L'espanyol Guillén de Castro és l'autor d'aquesta obra de teatre del Segle d'Or espanyol, El lindo Don Diego, una comèdia d'intriga entre matrimonis concertats a l'Espanya del segle XVII. Dues filles d'un mateix noble es casaràn amb dos cavallers, encara que elles no volen fer-ho i una d'elles està enamorat d'un altre home amb qui son pare no accepta casar-la. Tot seràn malentesos i intrigues de tots ells per tal d'eixir-se'n amb la seua.
 
 

 
 
 
 
JORNADA PRIMERA
[Sala en casa de don Tello]
 
D. Tello.
Quiera Dios, señor don Juan,
que volváis muy felizmente.
 
D. Juan.
Breves los días de ausente,
señor don Tello, serán;
pues llegar de aquí a Granada ha de ser 
mi detención.
 
D. Tello.
La precisa ocupación
de ser hora señalada
ésta de estar esperando
dos sobrinos que han venido
de Burgos, la causa ha sido
de no iros acompañando
hasta salir de Madrid;
que mi amistad no sufriera,
si este empeño no tuviera,
dejar de hacerlo.
 
D. Juan.
Asistid,
señor don Tello, a un empeño
tan de vuestra obligación;
que yo estimo la atención;
Vos de la mia sois dueño;
que el hacer juntos pasaje
los dos de Méjico a España,
hace amistad tan extraña,
que el cariño de un viaje
casi es deudo; y más ahora
que mi obligación confiesa
favor tanto a a la Condesa,
vuestra primera y mi señora,
y pues ha de ser tan breve
vuestra ausencia, hasta volver
las bodas no se han de hacer.
 
D. Juan. ¿Qué bodas?
 
D. Tello.
De todo debe
daros cuenta mi atención.
Los dos sobrinos que espero
con mis hijas casar quiero.
 
D. Juan. [Aparte] ¡Cielos! ¿Qué escucho?
 
D. Tello.
Ellos son
don Mendo y don Diego. A Mendo,
hijo de hermana menor,
le quiero dar a Leonor; y a Inés, en quien yo pretendo
fundar de mi honor la basa,
para don Diego la elijo,
porque de mi hermano es hijo
y cabeza de mi casa.
Su gala y su bizarría
es cosa de admiración;
de Burgos es el blasón.
 
D. Juan. [Aparte]
¡Ay de la esperanza mía!
¡Ay, Inés, qué bien se advierte
que, de traición prevenida,
me has encubierto esta herida
para lograrme esta muerte!
 
D. Tello. ¿Qué decís, don Juan?
 
D. Juan.
Que apruebo
vuestros justos regocijos.
 
D. Tello.
Voy a esperar a mis hijos,
que ya este nombre les debo. ç
Adiós, don Juan. [...]
 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...